Sociedad

El hogar es un sentimiento

por Santiago
Cristina es colombiana e inglesa. Nació en Inglaterra y vivió hasta los 18 en Colombia. Desde hace diez años es una migrante del mundo. ¿Cómo es criarse con dos formas de entender el mundo tan distintas?¿Dónde está la casa?¿Cómo se organiza una familia atípica?

Conocí a Cristina en un taller de literatura que dí en Copenhagen. Es panadera y pastelera de profesión, su visión del mundo está plagada de metáforas gastronómicas. Cuando me contó su historia me pareció única y le propuse hacer una entrevista.

—¿Cómo fue convivir dos historias tan distintas desde tan chica?

Estaba consciente de que había nacido en Inglaterra, y que mi papá era inglés. Pero mi mamá tiene un arraigo muy fuerte con Colombia y me lo transfirió a mí intravenoso, porque mi mamá es colombiana a morir, no de una manera de lavado de cerebro pero está muy viva la identidad colombiana. Pero no fue sino hasta hace poquito que entendí que tengo otra parte mía que rechacé mucho mucho tiempo porque me parecía que era todo lo que no quería ser, o lo que un colombiano no era, y era todo lo que un inglés era entre comillas, un estereotipo que creo que rompí completamente.

Cristina cuando habla se acelera y sonríe. Tiene muchas cosas para decir con un acento colombiano inconfundible. Cuando no encuentra la palabra correcta en español la pronuncia en inglés. Tiene en su cabeza una biblioteca bilingüe que consulta cuando quiere dar precisión de lo que siente o piensa. 

Desde que me mudé a Londres a los 17 aprendí muchas cosas de los ingleses que no necesariamente concuerdan con los estereotipos. Siento que al formar una relación con mi abuela inglesa entendí la distancia sentimental o emotiva. No te van a demostrar ni que están felices, ni que están tristes y al ver cómo mi abuela maneja su falta de emoción siento que no es una cosa consciente, que no es una cosa que ella escogió, sino que sus papás son así y sus hijos también pero es otra manera de digerir la realidad.

¿Dónde es casa? ¿Dónde está tu hogar?

Creo que mis padres sienten que el hogar es donde estamos nosotros, creo que mi papá ya no considera Inglaterra su casa y mi mamá tampoco considera Colombia su casa. La casa es donde estemos los tres y nunca hemos estado casi en el mismo sitio. Así que son tres casas chiquitas. Pero yo considero casa u hogar y no quiero que suene como un cliché pero, yo no crecí en la misma casa toda la vida, crecí en países distintos, y yo no tengo una imagen de lo que es un hogar, creo que es más un sentimiento y lo siento con mi hermana cuando estoy con mi papá, o los cinco. Para mí eso es estar en casa. No sólo con mi familia, sino cuando me siento cien por ciento cómoda con lo que soy. Ahí es cuando me siento en casa, cuando no dudo de lo que voy a decir, o cuando no dudo de mi movimiento, de cómo me visto, de lo que pienso, cuando me siento completamente feliz de ser vulnerable y al mismo tiempo tranquila de no serlo.

¿Los humanos tienen raíces o tienen ruedas?

Creo que los humanos tienen raíces con ruedas. Éramos nómadas y la única razón por la que nos volvimos sedentarios fue la agricultura y hay muchas teorías que dicen que eso fue lo más fatal que podríamos haber hecho por el mundo. Siento que lo más profundo del ser está esa necesidad de movimiento, para mí hay una canción de Jorge drexler que me encanta que se llama “movimiento” el habla mucho sobre eso, no sé, yo toda la vida he pensado que camino con ruedas en los pies y que es imposible ponerme un freno. En el momento en que yo siento que me estoy arraigando mucho, ahí mismo me quiero ir. Llevo dos años acá en Dinamarca y no quiero verbalizar que estoy echando raíces porque me da pánico, pero estoy consciente de que ya son dos años. No me gustaría pensar que estoy echando raíces, pero las raíces no son para abajo tampoco eh, pueden ser horizontales, y son raíces con personas con música con cultura, con comida, que las puedes ir alargando.

Nos despedimos. Me fui del parque al cumpleaños de un amigo y cuando llegué a casa vi mi celular y encontré un mensaje de Chris:“Estaba pensando en la imagen de raíces y pensé que yo tengo ruedas en las piernas y raíces en las manos, a través de mi trabajo genero vínculos con personas que son suficientemente fuertes para arraigarme sin necesidad de la geografía. Como que la harina y la comida son las ramas pero no tienen de donde cogerse sino del tronco, que soy yo, pero estan en el aire. ¿Sabes? Nada, me quede pensando”