Sociedad

“Me pregunté si podía regresar a méxico y la verdad que la idea me dio pánico”

por Santiago
“Cuando mi madre murió consideré que mis lazos con méxico ya no eran tan fuertes y que tenía que poner todo mi esfuerzo en ser un mejor elemento aquí en Dinamarca. Fue un punto de inflexión en mi vida.”

Aurora se toma tiempo para pronunciar cada una de sus palabras, camina y habla con tranquilidad. 

Casamiento y separación

“Nos casamos en Abril del 2007. En la costa oeste de Dinamarca y después nos mudamos a Aarhus, estuve un total de 12 años y me separé en el otoño del 2012. Yo creo que cuando uno es joven uno tiene un montón de ideas maravillosas acerca de una relación, era la primera relación estable y seria que teníamos y quizá uno tiene un montón de expectativas, un montón de cosas que uno da por hecho que van a suceder pero muchas veces la vida también trae otras situaciones que pueden complicar las relaciones y ponen a prueba los lazos afectivos que uno tiene, yo no te puedo decir exactamente qué fue pero fue una combinación de muchas cosas. 

Por esos años ¿Te acuerdas de la crisis económica? Fue un factor bastante fuerte. Los efectos comenzaron a llegar a fines del 2008-2009, él se quedó sin trabajo y fue super complicado que encontrase otro, estuvo dos años en casa y eso contribuyó en mucho a un deterioro de la relación. Yo no perdí mi trabajo y el sí, y a él le costó muchísimo encontrar otro y eso que él es Danés eh. Y yo creo que quizá como éramos jóvenes, inexpertos se nos fue la relación de las manos, fue bien triste.”

Trabajar en Dinamarca siendo un extranjero

“Cuando empecé a trabajar hubo un montón de choque cultural porque aquí se trabaja muy diferente de cómo se trabaja en México. El management es muy flat en dinamarca. Da igual que seas el presidente de la compañía o el personal de limpieza, eso no te hace ni más ni menos persona, a la hora de comer todos comen juntos, yo estaba acostumbrada a un país donde el jefe es el jefe y aquí al jefe le dices lo que piensas del jefe porque que sea jefe no le da más derechos. 

Yo estaba feliz de que pudiera hablar tan abiertamente con mis jefes, mis colegas. El tema de la transparencia. Todo por consenso. Nadie toma decisiones porque es el jefe. Son decisiones en grupo. Hay un montón de libertad y de confianza en lo que haces, nadie está detrás de ti vigilando lo que estás haciendo, incluso en el tema este de trabajar desde casa en las empresas donde yo trabajaba está implementado desde el 2008 y tu jefe no te está llamando para ver si estás haciendo tu trabajo. Porque eso se da por hecho. Los sueldos son más justos. Se pagan muchos de impuestos pero educación y salud son cosas gratuitas entonces todo el mundo tiene derecho a eso. Lo que tiene de diferente es que la gente no es muy calurosa, muy abierta, la gente está dentro de sí y no es tan fácil romper esas barreras.

En Copenhagen al ser una ciudad internacional los daneses están mucho más expuestos a esa internacionalidad y son mucho más abiertos que en ciudades más alejadas. Acá estamos tan mezclados. Pero tienen unos valores fantásticos también. Hay algo que se llama la ley de Jantes. Que habla de la sociedad y de los individuos en la sociedad y básicamente habla de que todos somos iguales y nadie es más que otro y son valores que están en la sociedad danesa. ” 

Volver a México

“Yo nada más tenía a mi madre y desafortunadamente murió en el 2007, no tengo hermanos, tengo tías y primos pero mi familia, familia era mi madre y murió, no tenía una enfermedad grave pero tuvo un problema de salud y al final se complicó mucho y eso fue una de las cosas que me hicieron poner un montón de empeño y quedarme y tener éxito. Al tener éxito me refiero en poner todo un esfuerzo en aprender a vivir en Dinamarca. Por eso cuando me divorcié sopesé mucho eso. Sé que me hubiesen recibido allá. Pero decidí quedarme. Falleció el mismo año que me casé, seis meses después y fue completamente inesperado. Sólo tenía 53 años, nada. Y fue realmente lo que me hizo tomar una decisión en serio. ”